Tenemos claro que testear aplicaciones requiere habilidades y metodología diferente a la que se usa para desarrollar software.

Es bien conocido que en las empresas de desarrollo, por lo general, tienen pocos recursos especializados en testing y la práctica usual que tienen es poner al personal más junior a probar y, hablando de forma cruda y para quienes entienden del sector, como nos dice un colega – si se “portan bien” los “ascienden” a programar y si “programan mal” los “bajan” a testing.

 

¿Cuál es el resultado de esta práctica tan usual?

 

Como resultado, se genera una desvalorización del trabajo de testing, el cual es percibido como “de segunda”, esto deja como consecuencia el que nadie lo quiera tomar como una carrera.

 

Esta conducta además se apoya de forma constante en una práctica de pago de salarios y tarifas menores para trabajo de testing que de desarrollo.

 

Resumiendo, entonces, ¿por qué es tan importante tercerizar el testing?

 

El tercerizar con empresas que se especializan en testing, permite conseguir gente motivada, dedicada, especializada y con los skills adecuados para probar aplicaciones, características que permiten un trabajo serio y pensado para lograr el objetivo buscado.

 

En STB, tenemos personal que ve en el testing una carrera, se prepara, se motiva y se dedica solamente a esta área, logrando el mejor valor para nuestros clientes, con atención al detalle y profesionalismo. El testing no es una “opción de segunda”, es crítico (como lo comentábamos en nuestro último post), y por lo tanto, debe ser valorado. Si no dentro de la empresa, entonces, contratando a un tercero. Para eso estamos.

 

 

Fuente: Software Testing Bureau