El 21 y 22 de noviembre se realizó en Israel la cumbre del grupo de los gobiernos digitalmente más avanzados –D9-. Uruguay integra este grupo desde febrero de este año y ahora asumió su presidencia.

En febrero de este año, Uruguay fue el primer país latinoamericano en ingresar a este espacio de trabajo de los países con gobiernos más digitalizados del mundo.

 

Durante la cumbre del D9 celebrada en Jerusalén, Uruguay asumió la presidencia del grupo. El prosecretario de Presidencia de la República, Juan Andrés Roballo, informó que esto implica organizar la cumbre el próximo año en nuestro país y al mismo tiempo, conducir los grupos de trabajo referidos a identidad digital, inteligencia artificial y derechos digitales.

 

Conocido en un principio como D5 por la cantidad de países (Corea del Sur, Estonia, Israel, Nueva Zelanda y Reino Unido) que lo integraron en sus inicios, es un grupo creado en 2014 que reúne a líderes en Gobierno Digital. En febrero de 2018 pasó a llamarse D7, pues se incorporaron Canadá y Uruguay; y a partir de esta cumbre, comenzó a llamarse D9 tras la inclusión de México y Portugal. 

 

El objetivo colectivo es compartir experiencias y aprendizajes, con la misión de lograr servicios más eficientes para la población de los países. Además de las sesiones plenarias, la delegación presidida por el prosecretario de la Presidencia, mantuvo reuniones bilaterales con la ministra de Israel, Gila Gamliel (equidad social); Estonia, Rene Tammist (emprendimiento y TI); República de Corea, Kim Boo Kyum (interior y seguridad) y Portugal, María Marques (modernización administrativa).

 

“En Uruguay, la introducción de la tecnología constituyó una herramienta fundamental para la equidad y la inclusión social, valores que se encuentran en el corazón de nuestras políticas públicas digitales”, destacó Roballo. Además del acceso universal a Internet, la trazabilidad ganadera y el Plan Ceibal, entre otros proyectos, el Plan Ibirapitá –que apuesta a la inclusión digital de adultos mayores- captó especialmente la atención de quienes participaron en la Cumbre.

 

Inteligencia Artificial y ética: ejes del trabajo

 

Respecto al espacio de trabajo sobre inteligencia artificial, Roballo remarcó los beneficios y el progreso que implica su uso en áreas del conocimiento humano como la salud, la educación, industria, agricultura, energía, entre otras cosas; sin embargo, advirtió sobre los estudios internacionales que alertan sobre los riesgos que implica y las prevenciones que se deben tomar.

 

A modo de ejemplo, mencionó los algoritmos sesgados, la falta de transparencia en mecanismos de decisión automatizada, el menoscabo del sistema democrático cuando se afecta a la opinión pública a través de la desinformación o las mentiras deliberadas, así como la afectación de la privacidad de las personas.

 

Remarcó que la tecnología y el marco jurídico no son garantías suficientes, sino que además es necesario incorporar otras disciplinas como la ética. Según Roballo, “el supervisor europeo de protección de datos generó un espacio de trabajo sobre la materia; no para indicar qué está bien o qué está mal, sino para generar una reflexión sobre el desarrollo de las personas y el respeto de su dignidad”.

 

En Uruguay y desde una perspectiva transversal, Agesic promueve una estrategia de aplicación de la Inteligencia Artificial en Gobierno Digital. Desde el Miem se está trabajando en un mapa de ruta para ciencia de datos y aprendizaje automático con foco en el desarrollo productivo del país. Asimismo, el Plan Ceibal conformó un comité de ética integrado por expertos de múltiples disciplinas y sectores.

 

Roballo invitó a profundizar un trabajo que implique el concepto de la ética por default, es decir, que no pueden emprenderse desarrollos tecnológicos que no vayan acompañados de un marco ético.

 

La agenda de trabajo incluyó reuniones en las que participó el director ejecutivo de Agesic, José Clastornik, donde los países acordaron una declaración conjunta que reconoce la necesidad de diseñar políticas y regulaciones apropiadas que permitan comprender, medir y analizar los resultados y decisiones al usar Inteligencia Artificial.

 

Por último, Uruguay presentó los avances del país en los últimos meses, destacando iniciativas como la digitalización de trámites, el portal gub.uy, Blockchain en registros públicos, infraestructura de datos espaciales, identidad móvil y el centro de operaciones de seguridad digital.

 

“Estamos contribuyendo con la construcción del rumbo del gobierno digital a nivel global y siendo parte del debate de temas que impactan nuestras estrategias nacionales”, concluyó Clastornik.

 

 

 

 

Fuente: Agesic