La herramienta fue distinguida en el exterior y se expande a nuevos territorios; ¿cuáles son los contenidos que estimulan el aprendizaje?

BOKI es una aplicación uruguaya de innovación educativa que ya está siendo utilizada por más de 45 mil alumnos de educación pública y privada de Uruguay y que años atrás fue reconocida por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y recientemente premiada por la Universidad de California, campus San Diego.

 

Sus usuarios se reparten entre escuelas públicas mediante Plan Ceibal –alianza creada hace ocho años– y 17 colegios de Montevideo, uno de Durazno y uno de Punta del Este. Pero aquí no queda la acción de Edu Editorial, responsable de esta aplicación: BOKI también se usa en un colegio de Perú y está llegando a México y República Dominicana. Esta semana, uno de los socios regresó del país azteca donde se prevé llevar la herramienta a 150 escuelas públicas y en un colegio privado a modo de plan piloto.

 

“Algunos colegios ya no piden el libro impreso (de la asignatura) porque lo sustituyen por BOKI; otros la usan como complemento”, comentó la directora de Edu Editorial, Mercedes Fonseca, a Cromo.

 

Hay dos formas de acceder a BOKI. Algunos colegios asumen el costo total de su instalación para proyectar la herramienta en sus pantallas o pizarras digitales, computadoras, dispositivos móviles e inclusive para los equipos individuales de sus alumnos. Esto es posible porque la institución adquiere licencias anuales. Otro modo –que ha sido adoptado por varios colegios– es trasladar el costo a los padres al incluir la app en la lista de materiales. “Les ofrecemos interactividad. (A estas instituciones) les faltaba el contenido para sacar provecho de la tecnología”, afirmó.

 

BOKI cuenta con los contenidos curriculares aprobados por organismos oficiales y desarrollados por un equipo de pedagogos, docentes, formadores y especialistas. Están adaptados todos los contenidos de ciencias naturales correspondientes para 4°, 5° y 6° año y una selección de los mismos para 1°, 2° y 3°. Edu Editorial comenzó a agregar contenido de ciencias sociales. “La metodología está enfocada a trabajar por proyectos”, dijo Fonseca.

 

En general, cuenta con más de 80 unidades de contenido, más de 80 experimentos, más de 800 actividades interactivas y más de 80 desafíos para la casa.

 

“Los chicos se re copan. Están acostumbrados a usar apps educativas y dispositivos en sus casas. BOKI acerca esta realidad a su escuela. La interactividad los motiva”, señaló Mercedes Fonseca.

 

Los padres también participan del aprendizaje en juegos colaborativos con sus hijos y los maestros pueden seguir el desempeño de sus estudiantes en las distintas unidades. La plataforma no requiere de ninguna capacitación previa por parte de estos. Los niños, además, recolectan cartas virtuales con cada logro (los niveles tienen dificultad progresiva) con el objetivo de desbloquear un álbum.

 

Las experiencias internacionales concretadas desde 2018 se realizaron con contenidos uruguayos, por lo que el equipo está ahora adaptándolos al currículo educativo de cada país.

 

Recientemente, BOKI fue premiada por la Universidad de California, campus San Diego. El emprendimiento uruguayo obtuvo el primer premio en el Venture Vetting Pitch Competition 2019 en la categoría para latinoamericanos. Además de la distinción, los responsables de BOKI recibirán mentorías de la universidad y la posibilidad de generar contactos que esperan facilite el crecimiento del proyecto en la región.

 

Fuente: El Observador