La entidad reafirma la importancia de contar con una normativa que regule el trabajo a distancia, una modalidad viable que beneficia a empleados y empleadores.

Ante la situación sanitaria que está atravesando el país debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19), la Cámara de la Economía Digital del Uruguay (CEDU) implementó la modalidad de trabajo a distancia para todos sus colaboradores y pone de manifiesto la necesidad de elaborar una legislación que regularice esta modalidad laboral.

 

En 2019, autoridades del gobierno pasado invitaron a CEDU junto a la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (Cuti), Smart Talent y Uruguay XXI, entre otras organizaciones, a formar parte de una comisión de trabajo con el objetivo de diseñar esta normativa, que tendría importantes beneficios, tanto para empleados como empleadores.

 

“Las Tecnologías de la Información (TI) permiten realizar casi la totalidad de las tareas habituales de oficina en el hogar, haciendo del teletrabajo una forma más de empleo propicia para varios rubros”, sostuvo Natalia Macri, CEO de Oferta Exportable y directiva de CEDU.

 

Macri explicó que la optimización de recursos es uno de los principales beneficios de esta forma de desempeñar tareas laborales. Al no requerir un espacio físico que albergue a todo el personal, se pueden utilizar oficinas más pequeñas, disminuyendo de esta manera los gastos operativos de las empresas.  Por otra parte, evita el traslado de los trabajadores, ahorrándoles tiempo y costos.

 

La eliminación de la barrera geográfica también facilita el acceso al empleo sin importar el lugar de residencia, aspecto relevante en un país que concentra la actividad laboral en su capital. Además, el teletrabajo amplía la posibilidad de exportar servicios, resultando otra importante ventaja para las firmas y la economía uruguaya.

 

“La normativa debe brindar garantías a ambas partes. Cumplir las tareas asignadas en el horario acordado, estipular responsabilidades en casos de accidentes dentro de la jornada laboral, pero ocasionados en el hogar son algunos de los elementos a tener en cuenta”, agregó Macri.

 

La iniciativa implica un desafío para todos los involucrados, desde cómo ordenar y controlar la productividad de los equipos, fomentar el compañerismo y generar el sentimiento de pertenencia, hasta cómo acondicionar y respetar el espacio de trabajo en el domicilio.

 

“Instancias de capacitación y asesorías son herramientas que contribuirán a llevar a cabo con éxito este cambio altamente requerido por el mercado, mejorando la competitividad y posicionando al país a nivel internacional”, concluyó.