Laura Raffo entrevistó a uno de los principales exponentes del sector de software nacional y un referente en el contagio del emprendedurismo en el mundo de la tecnología.

Nicolás Jodal es sinónimo de pasión por la tecnología y la innovación. Desde joven lo enamoraba la ciencia y la física, pero fue a descubrir una micro computadora donde supo que allí estaba su futuro.

 

Es el fundador de Artech, una de las primeras multinacionales uruguayas de tecnología con presencia en más de 40 países. Nicolás no puede concebirse a sí mismo sin ayudar a los nuevos invertores y es por eso que creó ThalesLab, desde donde apoya a startups con alto potencial.

 

Carreras con futuro

 

Todo el tema de software y robótica. La otra es la parte de biología, bioingeniería. Esas carreras raras que si le decís a tu mamá, no sabe si es legal o no lo que vas a hacer. Yo te diría que tienen mucho futuro bioingeniería y todo el tema de robótica e inteligencia artificial.

 

Formación

 

El mundo cambió. Antes la única forma que tenías de formarte era con una carrera, ahora yo te diría que es prácticamente al revés. Si vas a una facultad ahora es simplemente por la formación básica, para enseñarte a pensar. Pero las cosas de punta no podés esperar tener una carrera para saberlas. Lo aprendes solo, leyendo, metiéndote, avanzando solo. Porque en la punta es todo confusión, entonces si esperas que venga una carrera, con un programa, es porque ya pasó.  Si hay algo en lo que cambió el mundo, es que ahora podemos llegar a cualquier lado. En Uruguay se compite en tema de software de igual a igual con cualquier país del mundo, sabemos exactamente lo que está pasando en todos lados. Es algo muy bueno, pero también podés tener un flaco que en Kuala Lumpur que esté estudiando lo mismo que vos. Se transformó todo en un juego de velocidad.

 

Robótica

 

El tema me tiene muy entusiasmado, lo vengo estudiando mucho. Se puede aplicar a muchas cosas. Lo más claro es aplicarlo a un robot industrial, pero eso ya está estudiado. Para mí viene todo el tema de los vehículos autónomos: los autos que se manejan solos. Y después tener vehículos autónomos, por ejemplo autos chiquitos que hagan delivery. En vez de una moto, viene un carrito por la vereda y te lo entrega. El dron es más problemático desde el punto de vista de la energía porque gasta mucho en volar.

 

Libertad sujeta a disciplina

 

Es parecido a cocinar. Vos podés tener una receta, pero no seguir todo exactamente. Hay ideas generales que tenés que seguir. Para que a la gente se le ocurran ideas, tiene que haber un ambiente de libertad. Entonces vos no podés decir: acá se trabaja de 9:00 a 17:00 y después quejarte porque son 9:05 y no llegó. De repente ese flaco no vino a trabajar ese día, pero a la noche se despertó a las dos de la mañana y tuvo una idea genial. Por eso tiene que haber un ambiente de libertad, que eso lleva para todo tipo de cosas. Es también una enorme responsabilidad y es muy difícil de gerenciar. Cuando vos le pagas a la gente por tener ideas, qué sabés si está cumpliendo o no.

 

Por un lado tenés libertad, pero por otro sos como un jugador profesional. Tenés que ir y entrenar todos los días. No es que la pasas bomba. Si no entrenaste, no hacés nada. Es una moneda que tiene dos caras.

 

Medición de objetivos

 

No medimos objetivos. La gente que piensa que puede dirigir a las personas midiéndolas, piensa que tiene recursos humanos. Y los humanos no son recursos, son personas. En Artech no ganan bonos por entregar en fecha, ganan bonos si la empresa a fin de año tuvo buenos resultados. Si a la empresa le fue bien, todo el mundo sabe que gana. Si vos le pagas a la gente por hacer tal cosa, creas perros de Pavlov. Vos le das y después lo que va a estar esperando es que suene el timbre y venga la comida. Y después pasa algo mucho peor que es que se acostumbran a hackear al sistema. Yo tengo miedo con medir las cosas. Si hay una frase con la que estoy en contra es esa que dice “no se puede gerenciar lo que no se puede medir”. ¡Es al contrario! Hay que gerenciar lo que no se puede pedir, porque ¿si lo puedo medir para qué necesito un gerente?

 

Preparación universitaria

 

Es como un deportista, vos tenés que tener una buena pretemporada. Y los hacen pasar mal, los hacen correr por arena, no pueden ni caminar después. Pero después en el partido juegan bien. Si la pretemporada es ir a un Spa con masajes, después vas al partido y te pasan por arriba. Por eso para mí la facultad tiene que ser duro. Tenés que perder exámenes, te tiene que costar mucho.

 

Deberes en las escuelas

 

Estoy totalmente en contra.  Me he peleado con las maestras de mis hijos. Nunca logré nada, siempre perdí. Ahora ya no tengo hijos en la escuela, pero di las batallas todas las veces.

 

ThalesLab: ¿qué necesitan los emprendedores?

 

Nos pasan dos situaciones. Por un lado, gente que tiene ideas pero no sabe cómo implementarlas. Por otro lado, gente que sabe cómo hacer las cosas pero no está expuesta a los problemas correctos. Un caso típico: viene un estudiante de facultad que salvó todos los exámenes, es espectacular y le preguntas qué idea tenés y es la reserva de la cancha del fútbol 5. Eso es porque es el problema al que estuvo expuesto, su preocupación era jugar al fútbol con los amigos. Pero es un problema trivial, no estuvo expuesto a tener que resolver un problema más grande. Entonces una de las cosas que nosotros hacemos es tratar de juntar esos grupos de gente.

 

Otra situación a la que nos enfrentamos es a gente que tiene ideas pero no tiene un modelo de negocios. Muchas veces llegan con la idea de que tienen que buscar la forma de monetizarlo, pero le decimos que se olviden. Si la idea es buena, el modelo de negocios aparece después. Whatsapp nunca tuvo la menor idea de cómo monetizar el modelo de negocios hasta que lo vendió a Facebook en 19 mil millones de dólares.

 

Nosotros en ThalesLab trabajamos con gente que todavía no tiene modelo de negocios y no nos preocupamos demasiado por eso. Le damos más tiempo a que la idea y la tecnología madure y pruebe si es algo bueno.

 

Disruptivo

 

Un proyecto es disruptivo, es algo que cambia el enfoque. Por ejemplo, algo típico. La gente está mucho más orientada a sus proveedores que a sus clientes. Cuando alguien apunta para el otro lado y le da mucho más fuerza al cliente que al proveedor, la cosa se invierte. Hacés un renfoque que antes no era viable. Había muchos menos proveedores que clientes, de repente tenes cinco o diez proveedores estratégicos y cien mil clientes. No hay manera posible de saber el nombre de cien mil clientes. Ahora hay una manera de conocer en profundidad el nombre y la actividad de dos billones de personas, que es el negocio de Facebook. Si vos conocés en profundidad el nombre y las actividades de dos billones de personas, ningún proveedor es estratégico.

 

Huella digital

 

No es nada con respecto a lo que se va a saber en el futuro. Lo vivo como una especie de Gran Hermano, lo sufro, no me gusta pero es así. De cualquier manera, creo que vamos a aprender a manejar esto. ¿Viste cuando ves una película vieja y te llama la atención ver al flaco fumando? Dentro de poco vas a pensar: qué increíble todas las cosas que ponía en el Facebook, cómo relataba mi vida íntima.

 

Acceso a la tecnología

 

Todos van a acceder a la tecnología, ese no va a ser un problema. El secreto es quién va a ser capaz de crear tecnología. Eso sí va a ser una diferencia monstruosa: la gente que tenga la capacidad de crear tecnología de la gente que solo tenga capacidad de usarla. Pero todos vamos a usarla. Los bits se expanden mucho más rápido que los átomos. Hay casos de ciudades que no tienen acceso a agua potable pero tienen ancho de banda y celulares de última generación. La tecnología se expande muy rápido.

 

 

 

Fuente: Teledoce