“Uruguay no se puede dar el lujo de que la mitad de su población no esté incluida en el futuro de la producción”, estableció la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse.

En el imaginario colectivo hay una idea de que las carreras asociadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (llamadas STEM por la sigla en inglés) se relacionan en mayor medida a lo masculino. Es un tema mundial, del que Uruguay no es ajeno. Este jueves se realizó el evento Mujeres en Ciencia, Tecnología e Innovación: un problema de justicia en la Torre Ejecutiva, donde la Mesa Interinstitucional de Mujeres en Ciencia y Tecnología –creada en 2016 y de la cual forman parte más de diez instituciones estatales y privadas– firmó un convenio para realizar un mapeo de instituciones, políticas y acciones en materia de género. La idea es “definir objetivos comunes” para disminuir la brecha de género en el área de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y ciencias básicas, desmitificando que son áreas del conocimiento para varones.

 

“Uruguay no se puede dar el lujo de que la mitad de su población no esté incluida en el futuro de la producción”, estableció la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, que participó del evento, sobre la “imperiosa necesidad” de fomentar una política pública orientada a la participación de las niñas y mujeres en la ciencia y tecnología.

 

Un estudio presentado durante la jornada da cuenta de que “si bien existe un discurso institucional sobre la importancia de atender las temáticas de género, las políticas no están arraigadas, y quedan ligadas a las personas y los directorios que están en ese momento”. Por otra parte, se identificó que las políticas que más están representadas son aquellas vinculadas a la mujer y a la maternidad y, a su vez, se reconoce que “aún son insuficientes”.

 

Cosse –ingeniera de profesión– sostuvo que “hay un mundo maravilloso que las mujeres no podemos negarnos a conocer” y en este sentido, afirmó que además de “la construcción de la felicidad” que supone la elección libre de prejuicios, “hasta por una razón de perogrullo, digamos, [es un problema que] hay que atender”.

 

La ministra consideró que “las niñas nos están dando una lección” con relación a la participación de estas en las olimpíadas de robótica y matemáticas que, en muchos casos, es mayoritaria la participación de varones. “No permitamos que esas niñas pierdan el entusiasmo y no pongamos obstáculos a su desarrollo”, dijo, señalando que se trata de un tema “prioritario” en la agenda del gobierno, pero que también “debe contar con el apoyo de madres, padres, abuelas y abuelos referentes, para que no teman estudiar carreras que tradicionalmente se vinculaban a los hombres”.

 

En relación a las posibilidades desde la mesa interinstitucional, Cosse propuso crear un portal que reúna información de todas las herramientas que tiene el Estado para la promoción de las niñas y mujeres en ciencia y tecnología, a efectos de promover la coordinación. “Es hora”, concluyó.

 

 

Fuente: La Diaria