El nuevo presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (Cuti), Leonardo Loureiro, conversó con El País sobre sus proyectos a futuro y su visión respecto al rubro en nuestro país.

¿Cómo visualiza la industria de la tecnología en Uruguay? 

La industria de tecnologías de Uruguay está en un momento ideal para crecer de forma exponencial, con exportaciones a más de 52 países y sumando año a año nuevos destinos, por ejemplo en Asia y África. Ya es una industria madura que se va consolidando en todas sus áreas, desde la profesionalización de la gestión empresarial, hasta la incorporación de áreas de Investigación y Desarrollo para la creación de nuevas soluciones tecnológicas de avanzada.

 

¿Cuáles son sus principales desafíos que percibe en la industria?

Los principales desafíos a los cuales nos enfrentamos son la creación de propiedad intelectual, que permita generar economías de escala y el posicionamiento internacional de nuestra industria para que las empresas crezcan cada vez más.

 

Uno de los problemas que muchas veces tienen que enfrentar las empresas del rubro es la falta de talento. ¿Cómo cree que se debería abordar esta situación a nivel país? 

La Cuti viene trabajando desde hace años en sensibilización, de tal manera que los jóvenes vean cuales son las oportunidades de empleo en la industria que está transformando el mundo. Al mismo tiempo obra codo a codo con la academia, explicando nuestras necesidades para que se cuente con la formación más adecuada en los distintos niveles.

 

Hoy necesitamos más ingenieros, analistas, programadores, pero también más masters y doctorados. Por otro lado, se necesitan otras profesiones como economistas, matemáticos, estadísticos, otras ingenierías, contadores, psicólogos, etc.

 

Asimismo estamos trabajando en un programa llamado Jacarandá que lanzamos en conjunto con el Ministerio de Industria, Energía y Minería (Miem) y Antel, para llevar equipos de desarrollo a todo el país y que se nutran de recursos locales, formados en las distintas carreras que hoy ya están radicadas en el interior.

 

El foco del programa Jóvenes a Programar es incorporar más talento en la industria. ¿Cómo está funcionando? ¿Ven un cambio positivo en la industria? 

Jóvenes a Programar (JaP) es un proyecto del Plan Ceibal, la Cuti y el BID que busca comenzar a atraer talento a la industria, es un primer paso para que los jóvenes conozcan el funcionamiento de las empresas del sector. Ahora estamos en el proceso de ir incorporando a la primera generación de egresados.

 

Con JaP se percibió que hay muchos jóvenes interesados en la industria y que es importante trabajar en propuestas atractivas para todos ellos.

 

Además de este programa, la Cuti con el apoyo de Inefop comenzó este año con B_IT, un proyecto de formación 100% online en el que los alumnos tienen cursos de capacitación para trabajar en la industria.

 

¿Qué proyectos tienen por delante en su nuevo rol de presidente? 

En esta nueva directiva que presido nos hemos propuesto centrar nuestros esfuerzos en la internacionalización. La industria ha demostrado su vocación exportadora, sin embargo, necesitamos trabajar para que más empresas arriben a mercados internacionales y, las que ya están, se consoliden y crezcan a mayores tasas que las actuales. También en innovación, nuestras empresas ya están trabajando en Inteligencia Artificial, Big Data, Robótica, Genética, Realidad Virtual, Blockchain, entre otras, pero vemos que es importante establecer procesos que permitan la creación de propiedad intelectual para luego escalar a otros mercados.

 

Perfil:

Leonardo Loureiro

Es ingeniero en Computación de la Universidad de la República y tiene un MBA de la Universidad Católica del Uruguay. Además de presidir la Cuti es gerente de Desarrollo de Negocios Internacionales de Quanam y docente en la Universidad ORT Uruguay.

 

 

 

Fuente: El Gallito - El País