La demanda por ciberseguridad, en aumento por la cantidad de ataques y amenazas, ahora necesita profesionales capacitados y especializados.

Desde sus orígenes en la década del 80, la ciberseguridad en sí no era una profesión. Los especialistas en seguridad informática provenían de otras disciplinas, principalmente ingeniería y tecnología, y también matemática, psicología y administración. Sin embargo, hoy la realidad es distinta. La demanda por ciberseguridad, en aumento por la cantidad de ataques y amenazas, ahora necesita profesionales capacitados y especializados. En el mundo en que vivimos, la ciberseguridad ya es una carrera en sí misma, y no como parte de los estudios de IT. De hecho, según el último estudio de Cisco, para este 2018 se estima que estarían faltando alrededor de 500.000 especialistas de seguridad.

 

Cuando uno empieza a trabajar en ciberseguridad se compromete full life. No es un trabajo del que uno pueda conectarse y desconectarse a su voluntad porque las amenazas están latentes en todo momento y por lo tanto, también tenemos que estar alertas a tiempo completo, ya que nunca se sabe en qué momento se puede dar una brecha de seguridad o un robo de identidad. Las amenazas no se toman descansos. A su vez, es una profesión en la que uno siempre debe estar aprendiendo. De hecho, esa es una de las cosas más emocionantes de trabajar en ciberseguridad. Es imposible aburrirse. Todo cambia y es necesario evolucionar y mejorar constantemente. Los atacantes innovan y desarrollan nuevos tipos de ataques; para estar protegidos, debemos innovar de forma permanente nosotros también para tener el contraataque listo.El proceso continúa fuera del trabajo, en nuestras vidas cotidianas. La irrupción de Internet ha dado origen a nuevas formas de comunicación, acelerando las relaciones interpersonales y comerciales. La transformación digital nos permite conectarnos desde cualquier lugar, en cualquier momento y a través de cualquier dispositivo. Frente a este cambio, los fraudes, extorsiones y secuestros virtuales han adoptado también nuevas formas, por lo que la ciberseguridad está pasando a ser protagonista en nuestro día a día.

 

Tenemos que estar atentos cuando posteamos en las redes sociales o incluso elegir cuidadosamente desde qué lugar realizamos procesos de onboarding o autenticación, ya que algunos de esos procesos no son 100% digitales y a veces requieren intervención de personas que tienen acceso a esas fotos.  Por ejemplo, es más conveniente realizar una autenticación con biometría fácil desde la cocina, que, desde el baño, ¡aunque se sorprenderían de saber cuánta gente se loguea con poca ropa en un lugar tan íntimo!

 

Hoy en día, vivimos en una especie de Gran Hermano constante en la que cualquier persona con acceso a la tecnología publica información, fotos y videos sobre nosotros en la calle, en un restaurante, en un aeropuerto o cualquier otro lugar.

 

Como profesionales de la ciberseguridad, esto nos obliga a que seamos también capacitadores para ayudar a que las personas tomen conciencia porque, en definitiva, la seguridad comienza por uno mismo: es necesario pensar cuidadosamente qué información decidimos hacer pública y con qué frecuencia.

 

Acerca de VUhttp://www.vusecurity.com/

Es una compañía especialista en el desarrollo de software de ciberseguridad, con foco en la prevención del fraude y protección de la identidad. Su misión es entregar experiencias digitales sin fricción y seguras tanto para ciudadanos, como compañías. Es la única empresa de la región alineada a las buenas prácticas en materia de autenticación internacional, miembro de FIDO Alliance, OATH y OIC. Fundada en 2007, cuenta con oficinas en Argentina, Chile, Uruguay, Ecuador, Colombia, Costa Rica, México y Perú.

 

Síguenos en las redes sociales 

Facebook: https://www.facebook.com/vusecllc/

Twitter:  https://twitter.com/vusecurity

Linkedin: https://www.linkedin.com/company/vu-security-sa

 

 

Escrito por Sebastián Stranieri

Autor: Karla Keushkerian | VU